Planeta Radiohead

Publicado por

 Anoche en Tecnopólis, 39. 000 personas vivieron una experiencia llamada Radiohead. Después de 9 años la banda inglesa regresó a Buenos Aires.  Thom Yorke, Jonny Greenwood, Ed O’Brien, Colin Greenwood y Phil Selway se hicieron presentes sobre el escenario envueltos por luces y visuales que generaban un clima onírico.

Arrancaron con Daydreming, canción del último disco A Moon Saphed Pool,  el piano al mando de   Jonny Greenwood hipnotizaba  con una melodía que atravesaba el cuerpo y obligaba a la contemplación sonora. Así comenzaba el viaje por el planeta Radiohead.

     Durante las siguientes dos horas la banda desplegó una lista de canciones que mostró lo mejor de ellos, y dejaron claro que son una banda de rock ante todo, del mejor, de ese  que moviliza espíritus y dejan huellas.

     La voz de Yorke, repleta de matices (puede sonar desesperado, tierno, explosivo) guió la experiencia, si bien conmovió siempre, hubo momentos sublimes como en Exit music (for a film),  Piramide Song , Paronoid Android,  2+2= 5  (cada cual podrá hacer su lista de canciones).

     El viaje también tuvo sus inconvenientes. El desborde de una valla de contención  frente al escenario, hizo que Yorke detuviera el concierto “vamos a parar por una problema de seguridad” dijo. Después pidió que todos den un paso hacia atrás. Mientras se resolvía el problema, Yorke repartió agua, hizo chistes y cantó a capella The gloaming, la canción que interrumpió cuando comenzaron los problemas.

   Lo que vino después  fue sólo goce. El público agradeció con lo clásicos cantitos, algunxs expresaban a los gritos su amor por el cantante.

    Hicieron dos bises, y un tercero inesperado, y más inesperada fue la canción: Creep. Se sabe que la banda tiene una relación conflictiva con la canción .Durante años quedó fuera de la lista de temas. Y anoche parece que algo en el aire indicaba que era un buen momento para hacerla volver.  Extasis total. Público desbordado, más de una, uno, lloraba y cantaba. Los celulares habían estado guardados hasta ese momento, y entonces sí, muchxs decidieron que era el momento de registrar. Y ahí estaban  con los brazos levantados, sumergidos en el final de un viaje con el alma repleta de arte.

“Gracias por venir aquí esta noche. Sé que somos raros. Fucking gracias” dijo Yorke. Y sí, anoche en Tecnopólis hubo una convención de bichos raros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s